sábado, 27 de abril de 2013

Pequeños gestos al día que aceleran tu quema de grasa

La quema de grasa es algo que nos preocupa  a todos y conforme se va acercando el buen tiempo más todavía. El problema es que la mayoría queremos perder grasa de un día para otro, de manera inmediata y cuando esta pérdida de peso no se produce a la velocidad que queremos, terminamos por frustrarnos y volvemos a nuestros pésimos hábitos.

Haciendo unas pequeñas modificaciones en tu rutina diaria puedes obtener mejores resultados en menos tiempo y mejorar notablemente tu estado de salud general:

  • Estírate: al estirarnos recién levantados extendemos los músculos y abrimos la caja torácica y los pulmones, de esta forma preparamos a nuestro organismo para la acción desde primera hora de la mañana acelerando de esta forma nuestro metabolismo. Además, las respiraciones completas provocan un mayor gasto calórico, ya que requieren del movimiento de músculos abdominales y torácicos. Esto puede ayudarnos a incrementar el gasto calórico en unas 5-10 calorías extra en cada respiración.
  • Toma agua con limón en ayunas: el agua con limón en ayunas ayuda a limpiar el organismo y favorece la eliminación de las toxinas acumuladas durante la noche.
  • Desayuna: el desayuno es la comida más importante del día ya que enciende la caldera metabólica y nos ayuda a quemar más grasa durante todo el día. Además, si se hace correctamente, reduce significativamente los antojos durante el resto del día.
  • Muévete hasta el trabajo: ya sea caminando, en bici o monopatín, lo importante es moverse. Si el trabajo no está lo suficientemente cerca considera la posibilidad de tomar el transporte público: tendrás que caminar hasta las paradas y estarás siendo más respetuoso con el medio ambiente.
  • Olvídate del ascensor: subir 3 pisos unas 4 veces al día equivale a una quema de energía aproximada de 200 kcal, el equivalente a caminar a velocidad media durante una hora.
  • Hidrátate: beber agua frecuentemente ayuda a depurar el organismo y acelera la quema de grasa. Además, reduce la sensación de apetito ya que en muchas ocasiones se suele confundir hambre con sed. Si el agua que bebemos está fría nuestro cuerpo además tendría que llevarla hasta la temperatura corporal, incrementando de esta forma  el gasto calórico.
  • Haz pausas en el trabajo cada hora: desde pequeños nos han contado que hay que hacer pausas en el estudio/trabajo para mejorar la concentración y optimizar el rendimiento. Si en esas pausas aprovechamos para rellenar la botella de agua, ir al baño y demás, estaremos incrementando la quema energética.
  • Música, maestro: la música nos estimula, hace que estemos de mejor humor, más relajados y tranquilos y, además, nos incita a bailar.
  • Un té, por favor: olvídate del café y de los picos energéticos que produce y pásate al té: aporta más antioxidantes, es diurético, reduce el nivel de toxinas en el organismo y si es rojo o verde además, ayuda a quemar grasas.
  • Un descanso a media mañana: en el que tomaremos un picoteo saludable que puede ser perfectamente algo de fruta y frutos secos, fruta y yogur, un sándwich de pan integral... recargaremos nuevamente las pilas, volveremos a subir el metabolismo y llegaremos con menos hambre a mediodía.
  • Ríe: reír a carcajadas mueve los músculos del abdomen y de la cara incrementando el gasto calórico, además, liberarás tensiones, descenderás el nivel de estrés y, lo mejor de todo, lo pasarás genial.
  • Una pieza de fruta y un vaso de agua antes del almuerzo: reducirán notablemente las ansias de comer evitándonos comer "con los ojos".
  • Apriétate el cinturón: un cinturón bien apretado y unos pantalones ceñidos contribuirán a que nos sintamos repletos de comer con mucha menos cantidad.
  • El almuerzo siempre hecho en casa: si no podemos comer en casa nos uniremos a la moda del táper, lo importante es el hecho de haberlo cocinado nosotros con ingredientes saludables y en las cantidades adecuadas.
  • ¿Y de postre?: el postre realmente no tiene sentido: ¿por qué comer después de haber comido? Lo suyo es pasar de él, en caso de que la tentación sea superior a nosotros podemos optar por quesos frescos, frutas de temporada o yogures desnatados.
  • Dientes limpios: lucirás una sonrisa de anuncio y frenarás las ganas de dulce tras haber comido.
  • Una pequeña siesta: reduce el nivel de estrés y vuelve a activar el metabolismo. Eso sí, nunca más de 20 minutos...
  • Participa en las tareas domésticas: realizar estas tareas de forma vigorosa puede ayudarnos a quemar un poco más de grasa.
  • Pasea al perro: o a los abuelos, o a los niños, y si incluyes carreras cortas en ese paseo optimizarás la quema de grasa.
  • Más cocina y menos gimnasio: los abdominales se fabrican en la cocina y no en el gimnasio. Dedicar un poco más de tiempo a la preparación de las comidas será una ayuda muy útil a la hora de perder peso: controla las salsas y aceites, abusa de vegetales y hortalizas, juega con los sabores, las texturas y sobre todo emplea comida de calidad, tu cuerpo y tu salud lo agradecerán.
  • Deshazte del mando del televisor: cada vez que tengas que cambiar de canal estarás moviéndote y, por tanto, deshaciéndote de grasa... ¿quién dijo que ver la tele engordaba?
  • Practica sexo: además de ayudarte a liberar endorfinas y estar más relajado es una actividad física bastante completa.
  • Duerme: para perder peso hay que dormir, aproximadamente las 8 horas de rigor. Cuando dormimos menos se genera un alto nivel de cortisol (hormona del estrés) que, entre sus muchas funciones, una de ellas es la de almacenar grasa. Si quieres perder peso, mantén el cortisol a raya.
Ahora sí, no habrá michelín que se nos resista =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...